Visita testimonial por la memoria de Ángel Escobar Jurado

Visita testimonial en el LUM
Viernes, 21 Febrero, 2020 - 15:45

Como parte de la visita testimonial coorganizada por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y el Lugar de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusión Social (LUM), Belsa Escobar, hija de Rodolfo Ángel Escobar Jurado, subsecretario de la Federación Provincial de Comunidades Campesinas y vicepresidente de la Comisión de Derechos Humanos de Huancavelica, narró escenas sobre la desaparición de su padre ocurrida el 27 de febrero de 1990.

“Por los años 1982, 1984, Huancavelica era una zona donde había bastante violencia y desorden. Recuerdo una noche cuando de pronto se apagó la luz. Mis papás habían salido y con mi hermano nos preguntábamos si regresarían, porque en ese entonces se escuchaban balas, explosiones de dinamitas, había apagones casi todos los días… Es lo que recuerdo de aquellos años. Se sentía mucho miedo, pero las cosas ahora son diferentes, vivimos en una sociedad más tranquila”, inició Belsa Escobar.

“Hablar sobre la desaparición de mi papá me era bastante difícil, me ponía a llorar, no podía dormir. Los primeros años sentía mucha cólera, tenía sentimientos de venganza, pero ahora me toca ser mamá y olvidar lo que le sucedió a mi papá; ese sentimiento como que ya pasó, pero en lo que no dejaré de insistir es en la búsqueda de su cuerpo, pero con más calma. Esa cólera y resentimiento ya no están conmigo”, expresó Belsa.

La familia Escobar no conserva los documentos acerca de la labor que realizaba Ángel porque Felicita Quispe, su esposa, se vio forzada a desaparecer todo porque los afectaba emocionalmente; lo único que Belsa logró rescatar fue un libro de actas que le permite recordar cómo era su letra, cómo escribía.

“A mi papá lo buscaban para decirle que sus familiares habían desaparecido, le traían documentos, fotografías, lo que mi papá presentaba al jefe político militar de Huancavelica para que los busquen, pero al no ver resultados formó asociaciones con esos familiares, ya que así era más fácil poder averiguar y lograr que los escuchen o atiendan. Mi papá hacía este trabajo con mucho coraje, no tenía miedo a pesar de las amenazas que recibía de terroristas y militares”, contó Belsa Escobar.

Comentó, además, que en honor al trabajo de su padre en defensa y promoción de los derechos humanos, la CNDDHH otorga cada año el Premio Nacional de Derechos Humanos “Ángel Escobar Jurado”, con el fin de mantener viva su trayectoria y compromiso por la libertad, la democracia y la paz.

Asimismo, Belsa afirmó que “de parte del Estado mi mamá solo recibió S/ 833.00 como reparación económica por la desaparición de mi papá, plata que no nos alcanzó ni para pagar una terapia; y ni qué hablar de la justicia: van a cumplirse 30 años de su desaparición y todavía está a nivel de investigación en la Fiscalía Provincial Penal de Huancavelica”.

A su vez, la señora Felicita Quispe Cancha, esposa de Ángel Escobar, manifestó: “La desaparición de Ángel fue muy dolorosa para mí porque me quedé sola, y sin que nadie me apoye tuve que sacar adelante a mis hijos. Acudí a las organizaciones e instituciones donde trabajaba mi esposo y todos me cerraron la puerta. Llegué hasta Lima pidiendo apoyo y nadie me dio nada para poder criar a mis hijos”.

El 27 de febrero de 1990, a la altura del puente San Cristóbal (Huancavelica), Ángel Escobar fue interceptado por cinco presuntos miembros de las fuerzas del orden. Escobar se retiraba de la oficina de la Comisión de Derechos Humanos de Huancavelica (CODEH). Desde entonces se desconoce su paradero.

La Defensoría del Pueblo, mediante Informe de verificación N.° 2430-2005-DP/HVCA y Constancia de Ausencia por Desaparición forzada N.°  2430, ha corroborado que Rodolfo Ángel Escobar Jurado se encuentra en situación de ausencia por desaparición forzada desde el 27 de febrero de 1990.

La visita testimonial se llevó a cabo el 20 de febrero y finalizó con la colocación de una fotografía de Ángel Escobar en la sala de Desapariciones Forzadas de la muestra permanente del LUM.

LUM

Contáctanos

Lugar de la Memoria
Bajada San Martín 151, Miraflores
Tel. (+511) 618 9393 anexo 1111
Horario de atención: martes a domingo de 10:00 a.m. a 6:00 p.m
lum.cultura.pe

Suscríbete

Si deseas recibir información sobre el LUM, ingresa tu dirección de correo electrónico.

Libro de reclamaciones

Libro de reclamaciones