CDI

 
 

Nemesia Bautista Oré

Búsqueda general

Documentos
Comisión de la Verdad: TESTIMONIOS ORALES:
Víctimas CVR
Casos CVR
REGISTRO ÚNICO DE VÍCTIMAS:
VÍCTIMAS INDIVIDUALES RUV:
Datos Personales Víctimas Individuales
Afectaciones Víctimas Individuales
GRUPOS ORGANIZACIONES DE DESPLAZADOS:
VÍCTIMAS COMUNIDADES CAMPESINAS

Nemesia Bautista Oré

Testimonio de la señora Nemesia Bautista Oré sobre las torturas y la violación sexual que sufrió en el año 1983, en la provincia de Víctor Fajardo (Ayacucho) por miembros del Ejécito peruano. El esposo de la señora Nemesio Bautista, era constantemente amenazado por el Ejército pues fue director de un sindicato por lo que se acusó de terrorista. Un día ingresaron violentamente a su domicilio miembros del ejército quienes preguntaron por su esposo, al no encontrarlo se llevaron detenida a la señora y a todos sus familiares al cuartel de Cangallo en donde fue brutalmente torturada, además la quisieron obligar a firmar un acuerdo para entregar a su esposo en cuanto supiera de él, ella no accedió a este pedido por lo cual las torturas se intensificaron. Luego de una semana ella fue liberada. Nuevamente, después de un tiempo, fue apresada después de ser cruelmente torturada, fue violada por 5 efectivos del ejército. También sufrió la pérdida de sus 2 hijas mujeres, ellas al parecer habrían sido secuestradas por el Ejército.

 

Datos Generales
Año de edición: 
2002
País de edición: 
Idiomas: 
Tipo de material: 
Acceso del material: 
Fecha de ingreso: 
Miércoles, 20 Julio, 2016
Soporte: 
Fuente del Material: 
Centro de Información para la Memoria Colectiva y los Derechos Humanos — Defensoría del Pueblo
Suceso: 
Lugar de suceso: 
VICTOR FAJARDO
Periodos de Gobierno: 
Video: 
Tiempo de duración: 
00:24:35
Transcripción PDF: 
Clase: 
Audiencias Temáticas Mujer
Sumilla: 
AUDIENCIA PUBLICA TEMÁTICA SOBRE VIOLENCIA POLÍTICA Y
CRÍMENES CONTRA LA MUJER
 
Martes 10 de setiembre de 2002.
 
 
Sesión Única
 
VICTIMAS : NEMESIA BAUTISTA ORE y
PABLO PAUCAR
 
VIOLACIÓN ALEGADA : DESAPARICIÓN FORZADA, TORTURA 
y VIOLACIÓN SEXUAL
 
I. DATOS DE LAS VÍCTIMAS :
 
Nombres y apellidos : Nemesia Bautista Oré
Edad : 55 años
Sexo : Femenino
Condición de la víctima : Campesina
 
Fecha de la violación : 24 de abril de 1983
Lugar de la violación : Comunidad de Llusita
Distrito : Huancaraylla
Provincia : Víctor Fajardo
Departamento : Ayacucho
 
II. RESUMEN DE LOS HECHOS ALEGADOS
 
Ubicación y contexto del lugar en el que ocurrió la violación alegada:
 
La testimoniante refiere que la comunidad de Llusita, situada en el distrito de Huancaraylla, provincia de Víctor Fajardo, departamento de Ayacucho, era un lugar tranquilo, donde los comuneros vivían haciendo minka (trabajos comunales) y cultivando sus tierras. El esposo de la declarante era profesor en la Comunidad de Circamarca y sindicalista, por lo cual viajaba constantemente a Huancapi. Por tener ingresos relativamente altos, la pareja  era envidiada por sus vecinos.
 
El año 1982 se iniciaron las incursiones del PCP- Sendero Luminoso en la Comunidad de Llusita. Los senderistas asesinaron al señor Pablo Páucar en la plaza comunal y amenazaron a los pobladores con tratarlos de igual modo si no colaboraban con ellos. Tras este hecho, los senderistas aparecían con frecuencia en Llusita, reuniendo a los comuneros en la plaza y en la escuela local para hablarles de sus actividades.
 
Descripción de los hechos que sustentan la violación alegada:
 
En una reunión organizada por los senderistas en Llusita, los subversivos preguntaron por el nombre de los profesores, obligándolos a partir de entonces a reunirse con ellos. Un día, los senderistas interceptaron al esposo de Nemesia Bautista y le exigieron un cupo de 100 soles mensuales. Al no aceptar el requerimiento, fue golpeado por los subversivos por lo que se vio obligado a aceptar. Poco después, un grupo de militares entró a casa de la señora Nemesia, la saquearon e incendiaron.
 
El 24 de abril de 1983, Nemesia Bautista fue detenida junto a su bebé por un grupo de militares, quienes la condujeron a la base de Cangallo, golpeándola durante el trayecto. Junto con ella fueron detenidas varias mujeres, llamadas Margarita Esquivel, Beatriz Huamaní, Juana Chipana, Melchora Quispe Condori, Isabel Chipana, Feliciana González Alegría, Isabel Condori y Julia Huauya, todas estaban con sus bebés. Las detenidas fueron torturadas, acusadas del asesinato de varios comuneros; Nemesia y su bebé fueron violados por los militares; uno de los cuales introdujo su pené en la boca del bebé. Nemesia, que también presenció la tortura y muerte de otras personas, fue liberada posteriormente, bajo amenazas de muerte si contaba lo sucedido.
 
El bebé se enfermó y nunca recuperó la salud, falleciendo en el mes de diciembre en la ciudad de Huamanga, lugar al que acudió Nemesia para tratar de curarlo.
 
El 24 de abril de 1983, un grupo de militares detuvo en Circamarca al esposo de Nemesia Bautista, el cual desapareció; una persona manifiesta haberlo visto en Cangallo. Nemesia ya declaró sobre la desaparición de su esposo a la CVR.
 
El 19 de junio de 1984, un grupo de militares ingresó a la casa de Nemesia Bautista, que se encontraba ausente; saquearon la casa, detuvieron a la madre (ciega) y a los cuatro hijos de Nemesia, los llevaron a la plaza comunal y los tiraron al suelo. Al enterarse, y temiendo que sus hijas pudieran ser violadas, Nemesia fue en su búsqueda, llegando hasta Huancapi, donde encontró a su madre y a sus hijos, según la testimoniante "los habían traumado totalmente".
 
Señalamiento de las secuelas que origino la violencia alegada:
 
La declarante manifiesta padecer dolores en todo el cuerpo. A consecuencia de las vejaciones sufridas y de la muerte de su bebé, manifiesta sufrir mucho.
 
III. DATOS DEL TESTIMONIANTE:
 
Nombres y apellidos : Nemesia Bautista Oré
Edad : 55 años
Nº de Documento de Identidad : 29095825
Ocupación : Campesina agricultora
Lengua materna : Quechua
Lengua en la que rinde el testimonio : Castellano
 
IV. RECOMENDACIONES A TENER EN CUENTA CON RESPECTO A LAS VÍCTIMAS:
 
Debe recibir asistencia psicoterapéutica y médica urgente, lo mismo que su madre y sus hijos, que aún arrastran secuelas del período de encarcelamiento.