CDI

 
 

Campos Valladolid Miguel Enrique

Búsqueda general

Documentos
Comisión de la Verdad: TESTIMONIOS ORALES:
Víctimas CVR
Casos CVR
REGISTRO ÚNICO DE VÍCTIMAS:
VÍCTIMAS INDIVIDUALES RUV:
Datos Personales Víctimas Individuales
Afectaciones Víctimas Individuales
GRUPOS ORGANIZACIONES DE DESPLAZADOS:
VÍCTIMAS COMUNIDADES CAMPESINAS

Campos Valladolid Miguel Enrique

Testimonio de Miguel Enrique Campos Valladolid sobre la detención arbitraria, torturas sufridas el 25/11/92 en el distrito de Chulucanas, departamento de Piura por efectivos de la Policía Nacional.  El señor Miguel Campos era agricultor y padre de 8 hijos.  El 25/11/92 a las 12:00pm fue sacado de su domicilio y llevado por los efectivos policiales a la DINCOTE lugar donde fue salvajemente torturado.  Luego fue enviado al penal de Picsi, lugar donde sufrió muchas torturas y vejaciones.  Es sentenciado en 3 oportunidades hasta que en el cuarto juicio es absuelto luego de 6 años de prisión. al estar en prisión dejó a sus hijos en el más completo abandono, por lo que pide apoyo para que su hija prosiga sus estudios, además de apoyo psicológico para su menor hijo pues este tiene problemas psicológicos, pide también que los culpables del hecho sean sancionados.

Datos Generales
Año de edición: 
2002
País de edición: 
Tipo de material: 
Acceso del material: 
Ubigeo: 
  • PERÚ
  • PIURA
  • MORROPON
  • CHULUCANAS
Soporte: 
Fuente del Material: 
Centro de Información para la Memoria Colectiva y los Derechos Humanos – Defensoría del Pueblo
Suceso: 
Lugar de suceso: 
CHULUCANAS
Fecha de Suceso: 
Miércoles, 25 Noviembre, 1992
Anexo / Centro Poblado: 
Distrito: Chulucanas
Periodos de Gobierno: 
Escenario de Violencia: 
Video: 
Tiempo de duración: 
00:26:38
Clase: 
Audiencias Públicas Trujillo
Sumilla: 

VICTIMA                                   :           MIGUEL ENRIQUE CAMPOS VALLADOLID

VIOLACIÓN ALEGADA             :           DETENCIÓN ARBITRARIA, AMENAZAS, TORTURAS Y VIOLACIÓN AL DEBIDO PROCESO.

 

I.         DATOS DE LA VICTIMA  

 

            Nombres y apellidos              :           Miguel Enrique Campos Valladolid

            Edad                                    :          

            Sexo                                    :           Masculino

            Condición de la víctima         :           Dirigente Político y Presidente de Rondas Campesinas.

            Fecha de la violación            :           25 de noviembre de 1992

            Lugar de la violación  

            Distrito                                 :           Chulucanas

            Provincia                              :           Morropón

            Departamento                       :           Piura

 

II.        RESUMEN DE LA VIOLACIÓN ALEGADA:

            Ubicación y contexto del lugar en el que ocurrió la violación alegada:

El señor Miguel Enrique Campos Valladolid es natural del distrito de Chulucanas, provincia de Morropón, en el departamento de Piura.

La vida del señor Campos Valladolid transcurrió dentro de su comunidad. Fue dirigente del partido Izquierda Unida. Se dedicó a la agricultura y se desempeñó como presidente de la asociación de padres de familia y de la Ronda Urbana dentro de su Pueblo Joven “Luis de la Puente Uceda”. Esta ronda se creo con  la finalidad de contrarrestar el consumo de drogas en su comunidad; según refiere el testimoniante su detención se produce como un acto de venganza por parte de los efectivos policiales quienes habrían  pertenecido a esta mafia.

Descripción de los hechos que sustentan la violación alegada:

El 25 de noviembre del año 1992, en altas horas de la noche, llega a su domicilio un grupo de personas fuertemente armadas y encapuchadas y preguntan por el testimoniante; éste se identifica e inmediatamente los individuos empiezan a decir palabras soeces y le gritan: “Abre la puerta o la derribamos, ya estás manchado”. Lo obligaron a sentarse en la silla, le ataron las manos y vendaron los ojos: “la venda era transparente, pude ver a mi esposa parada en medio de la sala con todos mis hijitos alrededor”. En esas circunstancias empiezan revisar toda su casa y uno de los policías le dice a su superior “teniente aquí no hay nada, no hay armas, dólares, ni blanca, este no es nada”.

Sin ningún tipo de pruebas es conducido a la dependencia policial, donde inmediatamente es llevado al medico legista. Después de dos días cuando se encontraba en el calabozo y luego de que el médico certificó su buen estado de salud, empiezan a golpearlo sin compasión. Un fuerte golpe que le cae en el estómago hizo que perdiera el conocimiento, pero alcanzó a escuchar “cojudo se te pasó la mano”. Cuando vuelve en si, se encuentra con varios efectivos y al teniente que realizó la intervención, los efectivos policiales lo amenazaron para que firme varios documentos: “si no firmas, voy a mandar seis efectivos a tu casa, para que maten a tu mujer y tus hijos, rieguen gasolina a toda tu casa y la prendan, tiren propaganda subversiva... y mañana te compro todos los periódicos en la noche te mató y digo que has intentado fugarte”. Con el temor a peder a su familia, el señor Miguel Campos firma dichos documentos sin leerlos; cuando llega el fiscal acepta todas las imputaciones.

Después de 15 días es trasladado al penal de Castilla en Piura. Cuando llegaron los policías los golpearon brutalmente “nos tiraron a todos vendados y amarrados en el piso y corrían encima de nosotros... nos golpeaban las plantas de los pies desnudos y nos obligaban a correr, orinábamos sangre”. 

Posteriormente es trasladado a una celda denominada “Sala de Meditación”, era un cuarto de 4 por 4,  donde es recluido con  47 personas más. “A las 6 pm. ya no había oxígeno, andábamos desnudos, era el mismo infierno”. La puerta de la ceda tenía una pequeña ventana de 15 por 15 cm, la que era utilizada por los detenidos para poder respirar, “nos turnábamos, poníamos la nariz”. En una ocasión dos internos se desmayaron y cuando los policías fueron a auxiliarlos salieron despavoridos pues “salía un fuego y aire caliente de la celda”. Cuando los custodios advirtieron la necesidad de los detenidos empezaron a cobrar un nuevo sol por minuto de aire, “teníamos que juntar entre todos nuestra platita para poder respirar”.

Cuando el señor Miguel Campos se encontraba interno en el penal de Picsi, ubicado en la ciudad de Chiclayo, a parte de los constantes maltratos tenían que lidiar a diario con el problema de la alimentación, pues les servían en la sopa “cáscaras de verduras y como presas ratas, orejas de perro”.

Entre los internos se encontraba un médico, éste detectó que el arroz lo combinaban con residuos de plomo; transcurrido 8 meses murieron tres personas con incontrolables dolores estomacales.

Las visitas se realizaban a través de locutorios, “para despedirnos poníamos las manos en las lunas”. Sólo se podían ver 15 minutos al mes. Este sistema duró aproximadamente tres años, “recién pude  abrazar, tocar a mi familia”.

Durante el tiempo que estuvo recluido, en el país se vivía el secuestro de varios rehenes en la embajada de Japón. En esas circunstancia  uno de sus custodios le dice que mantenga la calma “porque si el rescate a la embajada fracasa van ha matar a todos, sobretodo a los emerretistas, no es gente de aquí los que van a llegar”.

Durante el desarrollo de proceso tuvo conocimiento que había sido señalado por el interno Henry Montalbán durante el juicio oral, cuando los confrontaron Henry Montalbán fue categórico al manifestar que sólo conocía al testimoniante como un amigo y que había sido torturado y maltratado por la policía, y fue obligado a sindicar a cualquier persona.

En un hecho sin precedente Miguel Campos es sentenciado por el tribunal sin rostro a 12 años. El sentenciado apelo la sentencia y la Corte Suprema anulo todo lo actuado, volviendo el expediente a fojas cero. En un nuevo juicio es sentenciado a 10 años, apela y la Corte Suprema nuevamente revoca la sentencia. Nuevamente en juicio oral ante tribunal sin rostro lo sentencian 8 años, sube a la Corte Suprema y esta instancia regresa el expediente a fojas cero. Vuelve por cuarta vez en 1998 a juicio oral ante la Sala Superior Corporativa, la mima que lo absuelve de todos los cargos después de haber permanecido 6 años privado de su libertad. En un párrafo de la sentencia se señala: “se le pide disculpas al señor Miguel Campos,  que sepa perdonar a la policía que los mal informo y sobretodo a los jueces sin rostro que los condenaron injustamente, por ser un caso atípico a terrorismo”.

              Acciones emprendidas:

  • El señor Miguel Campos fue patrocinado por la ONG “Villa Nazareth”, de Chulucanas.

 

Señalamiento de las secuelas que originó la violación alegada:

  • Los medios de comunicación de la ciudad de Piura jugaron un papel importante para desprestigiar a todas aquellas personas acusadas por terrorismo, siendo los familiares los mas perjudicados.
  • Cuando fue detenido dejó a su hijo de 3 años y que actualmente es un niño introvertido, tímido; asimismo su hija que tenía 5 años siempre recuerda los sufrimientos vivido por la familia “yo sé que todos mis hijos sufren”.
  • Sus hijos mayores vieron truncadas sus aspiraciones de ser profesionales, por falta de dinero.
  • Una de sus menores hijas se vio obligada a trabajar para poder ayudar a su familia, “lavaba la ropa de sus vecinos”. La misma que a la edad de 13 años viajaba sola desde Piura al penal de Picsi – Chiclayo para ver a su padre: “los guardias eran malos no me dejaban verlo, fueron 6 años de dolor y sufrimiento... en una ocasión tuve que pagar 20 soles a un guardia para verlo, solo por 3 minutos... era menor de edad por eso me sacaban de la fila, entonces me ponía a llorar”.
  • Producto de las graves maltratos Miguel actualmente tiene fuertes dolencias en la columna, asimismo ha perdido la visión del ojo derecho

Expectativas:

  • Solicita a la CVR apoyo económico para una pequeña empresa que ha podido desarrollar.
  • Solicita ayuda para la educación de sus hijos.

III.      DATOS DE LOS TESTIMONIANTES   :

 

            Nombres y apellidos                          :           Miguel Enrique Campos Valladolid

            Edad                                                :           45

            Sexo                                                :           Masculino

            Condición de la víctima                     :           Dirigente Político y Presidente de Rondas Campesinas.

            Lengua en la que da el testimonio      :           Castellano

 

            Nombres y apellidos                          :           Celia Antonia Campos Mendoza

            Edad                                                :           22

            Sexo                                                :           Femenino

            Condición de la víctima                     :           Estudiante

            Lengua en la que da el testimonio      :           Castellano